Instrumentos Escogidos

Instrumentos Escogidos
por

Cada vez que leemos en la Biblia sobre los grandes hombres de Dios nos damos cuenta cuán lejos estamos de ser quizá como ellos. Nos parece casi imposible intentar imitarlos.

¡Qué fe la de Abraham! ¡Qué paciencia la de Noe! ¡Qué integridad la de Job! ¡Qué  mansedumbre la de Moisés! Sin dudas fueron hombres a los que el Señor usó de una manera muy especial.

Ahora bien, analizando sus vidas, varias son las preguntas que podemos hacernos sobre ellos. ¿Por qué esos hombres lograron tantas hazañas e hicieron tantos milagros? ¿Qué los hizo diferentes a los demás? ¿Cual fue la clave de sus éxitos? ¿Qué tenían todos ellos en común?.

Muchas pudieran ser también las respuestas pero hay un aspecto fundamental que me llama la atención: “Todos, absolutamente todos, fueron humildes y se dejaron usar por Dios”. Un INSTRUMENTO es todo aquello que sirve para hacer algo, pero por sí solo no funciona. Por lo tanto necesita que alguien lo utilice como es debido para obtener los resultados esperados, sino no cumple la función para la que fue creado.

Narra la Biblia en Hechos 9 que Dios apareció en una visión a un cristiano llamado Ananías para que le devolviera la vista a un tal Saulo de Tarso, quien había quedado ciego después de tener un encuentro personal con Cristo. Lo más curioso de todo es que en el versículo 15 el Señor refiriéndose a Saulo le llamó “INSTRUMENTO ESCOGIDO” para llevar su nombre en presencia de los gentiles.

Saulo había sido un feroz perseguidor de cristianos pensando que así agradaba a Jehová, pero una vez que se entregó a Cristo reconoció HUMILDEMENTE su necesidad de ser usado única y exclusivamente por Dios sin que sus propias fuerzas intervinieran. Poco tiempo
después Saulo llegó a ser Pablo, un gran Apóstol, misionero y predicador en tiempos de la Iglesia Primitiva.

Así mismo Dios quiere usar a los cristianos de hoy para glorificar su nombre en toda tierra. Pero si no somos HUMILDES y cumplimos nuestra función de INSTRUMENTOS ESCOGIDOS nada somos y nada lograremos que agrade al Creador, pues con nuestras propias fuerzas sería imposible.
Precisamente uno de nuestros errores más frecuentes consiste en que invertimos los papeles en nuestra relación con Dios. Nosotros queremos servirle pero equivocamos nuestra posición. En vez de actuar como INSTRUMENTOS ESCOGIDOS por Dios intentamos “escoger” a Dios como “nuestro instrumento”. No importa si al final lo hacemos con buenas intenciones, no interesa si en verdad queremos agradar al Señor. Mientras no reconozcamos que nuestro reto es dejarnos usar por Dios como sus INSTRUMENTOS ESCOGIDOS jamás le seremos útiles.

Necesitamos pues la suficiente HUMILDAD para lograr ser usados por nuestro Padre Celestial. Dios no necesita nuestra “ayuda” pero a pesar de eso nos ha dado la oportunidad de servirle. ¿Y cómo podemos hacerlo? Dejándonos usar como INSTRUMENTOS ESCOGIDOS de EL. Ese es nuestro deber como cristianos.

¿Somos INSTRUMENTOS ESCOGIDOS de Dios? Recordemos que nunca lo lograremos si no somos HUMILDES.

share

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *